La empresa está comprometida con el cuerpo legal y normativo con el medio ambiente que afecte a sus actividades y así tomar las acciones necesarias para su protección, incluida la prevención de la contaminación derivada del desarrollo de su actividad para reducir los efectos y consecuencias de dichas actividades.